jueves, 10 de septiembre de 2015

¿Cómo se producen los rayos y truenos?

Seguro que más de una vez habéis visto los luminosos rayos de una tormenta y cómo, poco después, sonaba un gran trueno que hace retumbar hasta los cristales de casa. Además del posible susto que nos podamos llevar, ¿sabéis cómo se generan un relámpago y su correspondiente "socio" el trueno?



Lo primero que tiene que haber son nubes (¡y, normalmente, bastante oscuras!) con una gran cantidad de gotas de agua en su interior. Las corrientes de aire hacen ascender las gotas hasta alcanzar altura suficiente como para congelarse y convertirse en hielo. Hasta ahí, todo bien.

Las gotas, que siguen subiendo empujadas por el aire, se cruzan con las partículas de hielo que ya se han formado y la mezcla provoca la aparición de granizo. Por ahora, todo correcto.

Ahora viene lo bueno. Imaginaos que tenéis que ponerle pilas a una linterna. Como sabéis, no da lo mismo la forma en que las pongáis, ya que tienen un polo positivo (+) y un polo negativo (-), y gracias a que la corriente fluye de uno a otro la bombilla se enciende. 
Las partículas de hielo que antes se formaron en las nubes se cargan ligeramente de manera positiva, y los granizos lo hacen de manera negativa. Como son más pesados, los granizos se sitúan en la parte baja de las nubes sin llegar a caer (son muy pequeños) y, cuando la carga negativa crece y crece lo suficiente para vencer la resistencia eléctrica del aire (es decir, que convierte al aire en ¡conductor de la corriente eléctrica!) un flujo de cargas negativas empieza a descender de la nube zigzagueando hacia la tierra.

Aún no hemos terminado, porque todas estas cargas negativas hacen que aumenten las cargas positivas en la superficie de la Tierra que tenga justo debajo. Cargas negativas y cargas positivas enfrentadas... ¿Os acordáis de las pilas de la linterna?

Con cualquier objeto que pueda conducir la corriente empieza el espectáculo. En menos de una milésima de segundo, las cargas negativas que bajan y las cargas positivas de la Tierra que suben (por que se atraen) hacen que en la zona de contacto suba tanto la temperatura que emite una luz muy brillante que es el relámpago

El aire tan caliente aumenta de volumen rápidamente (acordaos de un viaje en globo, que siempre se está calentando el aire de dentro para que pueda volar y el globo está bastante hinchado) y está rodeado de aire frío, por lo que se contrae de golpe. Este cambio brusco es el que provoca el golpe de choque que nosotros escuchamos como el trueno. Si la tormenta se encuentra lejos de nosotros, veremos que pasa más tiempo desde que vemos el relámpago hasta que suena el trueno; Sin embargo, si está muy cerca, rayo y trueno son casi simultáneos.... Pero, este tema lo veremos en otra aventura científica, Pequeños Alquimistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario